Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 5 de julio y se habla de

alivio en el 'tile of spain' al superar una nueva investigación 'antidumping'

El Golfo reabre su mercado al azulejo español y fija aranceles de hasta el 106% a los de India y China

Un informe concluye que “las importaciones españolas no han afectado a los precios del Golfo y no han tenido un impacto en la industria local.

7/05/2020 - 

CASTELLÓ. El Comité Ministerial de Industria del Consejo de Cooperación de los países del Golfo (GCC) ha ratificado y publicado en el Boletín Oficial del GCC el informe final del procedimiento de investigación antidumping sobre las importaciones cerámicas originarias de España, India y China. Este documento viene a confirmar la exclusión de España de la imposición de medidas antidumping para las importaciones de baldosas cerámicas, lo que le permite seguir vendiendo en los países del Golfo sin imposiciones adicionales, según han informado este jueves fuentes de la Asociación Española de Fabricantes de Azulejos y Pavimentos Cerámicos (Ascer).

Según se extrae del informe final de la investigación facilitado por la patronal Ascer, las baldosas cerámicas españolas no han sido sancionadas ya que éstas “no han afectado a los precios del Golfo y no han tenido un claro impacto en la situación de la industria del Golfo en general”. Por el contrario, las importaciones procedentes de India y China sí estarán sujetas a la aplicación de aranceles que estarán entre el 17,6% y el 106%, en función de la situación de cada exportador.

El Consejo de Cooperación de los países del Golfo (GCC) abrió en noviembre de 2018 una investigación antidumping contra las importaciones de baldosas cerámicas españolas (partidas arancelarias 6907.21/22/23/40). Los países que forman parte del GCC son: Arabia Saudita, Bahréin, Kuwait, Emiratos Árabes Unidos, Omán y Qatar, todos ellos mercados a los que exporta la industria azulejera española.

Las exportaciones de baldosas cerámicas españolas a los países integrantes del GCC alcanzaron en 2019 los 160,8 millones de euros, lo que supone el 5,7% del total de las ventas internacionales.

Queda aún el hándicap del bloqueo en Arabia Saudita

A pesar del cierre con éxito del expediente antidumping, el sector se enfrenta con otro grave problema en materia comercial en Arabia Saudita, principal destino de exportación del sector en los países del Golfo, y que está suponiendo el bloqueo de las ventas en este país para la gran parte de las empresas azulejeras.

Desde septiembre de 2019, Arabia Saudita está exigiendo a los productos cerámicos el certificado de calidad Quality Mark, cuya obtención está siendo extremadamente compleja, no sólo por su alto coste económico, sino por toda la pesada burocracia y falta de información y directrices claras que está suponiendo la obtención del QM.

Ascer, tal como ha informado este jueves, está trabajando desde hace meses para tratar de desbloquear este grave obstáculo al comercio, en un país en el que la industria vendió 70,4 millones de euros en 2019. A pesar de que el sector español ya cuenta con 36 empresas con la certificación, queda todavía mucho trabajo por hacer para eliminar esta barrera, y que el resto de las empresas que están tratando de certificarse, puedan retomar sus ventas en este destino.

El Quality Mark en Arabia Saudita, principal destino de exportación del Golfo del sector, está suponiendo el cierre del mercado para la mayoría de exportadores españoles

Pese a todo, el éxito del expediente antidumping es un paso adelante en las exportaciones españolas al Golfo, sin embargo, las exportaciones a Arabia Saudí, nuestro principal mercado de la zona, siguen condicionadas por este Quality Mark, una medida que desde septiembre de 2019 está suponiendo un freno para todas las exportaciones a ese mercado y que en la práctica se ha convertido en una barrera comercial que se traduce en el caso de España en unas pérdidas aproximadas de unos 70 millones de euros hasta el pasado abril.

Noticias relacionadas

next