Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

un administrador concursal debe decidir si permite la reapertura del recinto 

El Mercado del Lunes se hace esperar en Castelló

5/05/2020 - 

CASTELLÓ. El Mercado del Lunes se hace esperar en Castelló. Diez días después de la resolución del Consell para autorizar la venta ambulante de productos de primera necesidad, la reapertura sigue siendo una incógnita. El Ayuntamiento de la capital de la Plana está a la espera de la decisión del administrador concursal de la empresa concesionaria del recinto ferial, Refeyme, en proceso de liquidación por arrastrar una deuda de 10 millones de euros.

Una vez se autorice la reanudación de la actividad comercial, el consistorio facilitará las medidas que garanticen la seguridad sanitaria. La singularidad del emplazamiento, con grandes aglomeraciones, obligará a aplicar un protocolo de actuación.

En el caso del Mercado del Viernes en el Grau, el consistorio sigue trabajando para encontrar una nueva ubicación, mucho más accesible que la actual, que se localiza entre la plaza Virgen del Carmen, calle Juan Sebastián Elcano y avenida San Pedro,. La semana pasada no se celebró al coincidir el día con la festividad del 1 de mayo. 

Cada muestra de venta ambulante reúne a centenares de castellonenses semanalmente, con un movimiento de personas ostensiblemente superior al que se registra en otras localidades de la provincia, como Vila-real o Nules, cuyas ferias se han vuelto a abrir. 

Sin ir más lejos, el Mercado del Lunes tiene una capacidad de hasta 650 puestos, mientras que el del Viernes permite 220. Si bien es cierto que un elevado porcentaje obedece a tenderetes dedicados al textil (ropa o lencería), la presencia de expositores alimentarios resulta notable, con gran variedad de frutas y verduras.

Cumplimiento de la normativa

Para que los puestos ofrezcan las máximas garantías, deberán encontrarse separados por una vía de tránsito de 6 metros y una separación mínima de 2,5 metros entre los laterales. Dentro de un mismo tenderete, las personas vendedoras habrán de guardar entre sí una distancia mínima de 2 metros.

La normativa también marca que solo el comerciante podrá tocar los alimentos o productos. Lo hará siempre con guantes de protección, así como mascarilla, y siguiendo las instrucciones y recomendaciones de higiene frente al Covid-19. Además, cada puesto de venta dispondrá de dispositivos para residuos, de acceso con pedal, y con bolsas que permitan su cierre estanco.

Noticias relacionadas

next