Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

tercer aniversario de su muerte

Homenaje para un pianista diferente: la música de Carles Santos pasa por los filtros de Instagram

El también pianista José Luis Miralles prepara un concierto para el músico de Vinaròs que no solo repasará su obra clásica. Además, recuperará piezas que yacían sin partitura y se atreverá a "tocar" a dos manos con el mismo Santos en un directo que, entre otras cosas, espera mucha performance

2/12/2020 - 

CASTELLÓ. Decía Carles Santos, ya hace tiempo, que "vivimos en una época de revisión". Un momento en el que no se puede hablar de vanguardias ni de artistas "rompedores", pero sí de un público más informado que pide que le sorprendan sobre el escenario. "Se va a terminar pronto esa actitud de algunos artistas de soy el más listo y si no me entendéis es culpa vuestra. Hoy nadie quiere esperar doscientos años a que la gente descubra que es un genio", sentenciaba el músico de Vinaròs en una entrevista con la extinta Rockdeluxe. Hace diez años de este encuentro en el que el artista no hablaba tampoco de espectáculos más impactantes, sino de músicos que comunicaran mejor sobre el escenario. A su parecer, ya no tenía sentido aquel "ritual" de la música culta de tocar una pieza de siete minutos y levantarse a saludar. Santos defendía los conciertos como "largometrajes". Unas piezas sin pausa, donde la mayoría de veces jugaba un importante papel el discurso y la escenografía. Esta particular visión del arte, además de no dejar a nadie indiferente, lo ha convertido en inspiración y referente para muchos músicos.

Así lo siente José Luis Miralles, un pianista de Vila-real que sigue de bien cerca la obra de Santos desde hace años. El próximo 5 de diciembre dará, además, un paso más al homenajear al músico en la efeméride de su fallecimiento, tocando en su propio Bösendorfer que actualmente reposa en su Vinaròs natal. Será a las 20 horas en el Auditori y en un concierto a puerta cerrada que se retransmitirá por la web de la televisión local (Canal 56). "La situación sanitaria ha hecho que el aforo sea irrisorio, no cabía prácticamente nadie, así que optamos por el streaming. La Fundación Caixa Vinaròs quería que se hiciera sí o sí y de esta manera conseguiremos llegar incluso a mucha más gente", expone Miralles.

Hace tiempo que el músico ha quedado atrapado por la huella de Santos y, por eso, no será esta la última de sus intervenciones. Como dice él mismo, "esta es una etapa más en un largo camino que aún queda por recorrer". En efecto, fue en mayo cuando Miralles publicó un documental donde se adentraba en el universo del pianista e incluso se atrevió a experimentar con su obra Tocatico Tocatà, una composición que grabó Santos en su época en Nueva York y que el vila-realense transformó sampleando los diferentes sonidos para darles nueva forma. "Carles Santos consideraba el piano como el mejor ordenador que existe. No solo lo tocaba, quería experimentar con él. Además de la cercanía geográfica, me une este pensamiento y quiero trabajar en paralelo- salvando las distancias- con la idea de hacer piezas muy pianísticas que vayan unidas con la performance", afirma el intérprete, que además de ahondar en las primeras épocas de Santos, anhela recuperar piezas que nunca han sido tocadas por otros músicos.

Será de hecho en el homenaje 'Tres anys sense Santos' cuando se escuche por primera vez desde hace mucho tiempo Fins l’Últim Llagostí, una pieza que según señala Miralles todavía no se había vuelto a poner sobre el escenario. "Es una de las obras más relevantes del pianista, por su duración y por los movimientos tan famosos que hace, pero desde que la tocó y la grabó en sus primeros discos no se ha vuelto a interpretar. Cuando me acerqué a la Fundación Caixa Vinaròs entendí el porqué. Y es que no había ninguna partitura, solo manuscritos de fragmentos que hacía el artista. Por lo que me decidí a reconstruirla", explica Mirallés, que incide en la importancia de "salvar" estas composiciones, muchas no plasmadas en el papel. "El problema es que como Santos era el intérprete de sus propias creaciones se preocupaba poco de que repitieran sus obras. Hay muchos manuscritos que son esquemas que utilizaba para entenderlo solo él y esto ha hecho que pocos artistas se acerquen a su obra", señala el vila-realense, que añade: "Desgraciadamente Santos se dio a conocer más en Cataluña que en su propia tierra. Por eso tenemos ahora que potenciarla y divulgarla. Hizo cosas muy rompedoras en los 70 que no han vuelto a aparecer".

No quiere tampoco Miralles proponer un homenaje al uso, porque -como hemos dicho- no era Carles Santos un pianista al uso. "Para hacerlo como él no habrá nadie mejor que él. Pero lo interesante es que se prestaba mucho a que hicieran diferentes lecturas e interpretaciones de su música. Seguir su ideario es, incluso, salir de lo estricto. De esta forma, intento perder la rigidez que se tiene cuando se toca otra partitura", defiende el músico que, además de Fins l’Últim Llagostí, dará vida a Bujaraloz by night, una pieza donde Santos tocaba prácticamente solo con su piano y que ahora hará suya con algunas transformaciones acompañadas de sintetizadores.

Otra pieza que se interpretará será La-Re-Mí-Launo de los cortometrajes más vistos del músico de Vinaròs, en la que aparece tocando una pieza de piano mientras que se cambia 71 veces de vestuario. Miralles la adaptará a la actualidad y, a diferencia del músico, la interpretará del tirón, sin cortes. Así mismo, los cambios de look se harán a través de filtros de Instagram. Un trabajo que ha hecho la ilustradora Lluna Llunera, autora también del cartel del concierto.

"Como intérprete dejaré un poco de ser Miralles para convertirme en Santos, pero también como intérprete -en el sentido amplio del concepto-, lo que suene en el concierto dejará un poco de ser Santos, para ser Miralles", asegura el también pianista, que tiene incluso preparada una pieza en la que tocará con la mano izquierda, mientras Santos lo hará con la derecha. Así ambos músicos actuarán, de alguna manera, juntos. "He tenido que capturar de sus grabaciones sonidos solo con la mano derecha", explica y concluye: "Como intérpretes somos los portavoces de los compositores, pero siempre hay que dejar cierta impronta al hacerlo. En La-Re-Mí-La se produce un trasvase importante de personalidades porque, aunque respeto todas sus partituras, no dejo de aplicar una serie de efectos que hacen que nuestro sonido se junte". 

Noticias relacionadas

next