X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Pavasal pondrá también en producción la desaladora de Cabanes-Orpesa

7/12/2018 - 

CASTELLÓN. Pavasal se ha hecho con el contrato de operación, mantenimiento y conservación de la desaladora de Cabanes-Orpesa. La compañía valenciana ya consiguió, a principios de año, hacerse con el mismo servicio de la otra planta desalinizadora de Castellón, la de Moncofa. En aquella ocasión consiguió el contrato en solitario a través de su filial Pavagua Ambiental. Ahora, en el caso de la planta del norte de la provincia, lo ha logrado en colaboración con la sociedad Técnicas de desalinización de Aguas (Tedagua), perteneciente al Grupo Cobra

Esta Unión Temporal de Empresas se ha hecho, por 1,76 millones para los próximos dos años, prorrogables por otros dos, con el contrato que debe servir, sobre todo, para mantener la infraestructura y también para ponerla en funcionamiento antes de abril si Aguas de las cuencas mediterráneas (Acuamed), la promotora, no quiere tener que devolver a la Unión Europea los fondos Feder que recibió para su construcción por un montante que ronda los 16 millones de euros. En este sentido, la empresa pública está llevando a cabo negociaciones con los tres ayuntamientos que firmaron convenios para abastecerse de su agua (Cabanes, Orpesa y Benicàssim) y renegociar así los pagos de estos, aunque todavía no hay nada cerrado. El mismo proceso sigue con los dos municipios que firmaron el convenio para recibir agua de la planta del sur de Castellón, Moncofa y Xilxes.

Desde la hibernación al pleno funcionamiento

El contrato prevé varios escenarios de funcionamiento, desde la "situación de producción base", aquella en la que la planta está sin producción, en la que se realizan tareas "propias de la hibernación (incluso pruebas y escenarios eventuales de producción que no conllevan suministro de agua a usuarios)", señala el pliego, hasta tres escalones de producción de agua desalada: uno con una producción mensual menor o igual al 15% de la capacidad nominal de la planta; otro entre el 15 y el 60%; y un último superior al 60% de la capacidad nominal de la planta. En función de ello, y a partir de un mínimo, la adjudicataria cobrará según su actividad. 

Para ello deberá contar con una plantilla mínima de ocho personas, que pueden llegar a ser 18 en el caso de que se alcance la capacidad total de producción, de 1,5 millones de metros cúbicos de agua al mes, un escenario impensable a corto y medio plazo. Entre sus costes de funcionamiento, nunca estará el coste de la energía eléctrica, que "será abonado directamente por Acuamed", tal y como recogen los pliegos. 

Cinco aspirantes y una oferta desestimada

La formalización del contrato a Tedagua y Pavagua Ambiental, que acaba de hacerse realidad, como ha recogido el Diario Oficial de la Unión Europea, llega después de un concurso con diferentes problemas que llevaron a que Acuamed asumiera directamente el mantenimiento de la desaladora de Cabanes-Orpesa durante el tiempo en que se lograse adjudicar el servicio actual. Al concurso concurrieron cinco ofertas. Además de la UTE adjudicataria, licitaron las propuestas de la UTE formada por la castellonense Facsa y GS Inima Environment; la de Acciona Agua y Cadagua; y las propuestas de Suez Treatment Solutions; y Valoriza Agua. 

En este sentido y en un concurso en que los criterios económicos sustentaban un 80% de la decisión final, Acuamed ha desestimado la oferta de la UTE formada por Cadagua y Acciona Agua debido a que presentó una oferta "anormalmente baja" (por debajo del 35% de la media que conformaban el resto) y la justificación de la compañía ante el requerimiento de Acuamed no ha convencido a los técnicos de la empresa pública. 

Así las cosas, el contrato supone un nuevo paso para la entrada en funcionamiento de las plantas desaladoras de Castellón, cuya construcción y puesta en producción ha ido siempre acompañada de polémica. 

Noticias relacionadas

next