Hoy es 30 de septiembre y se habla de

Las plantas podrán elegir cada mes si se benefician del tope al gas o reciben más ingresos

El Gobierno no concreta aún los mil millones extra para las cogeneradoras

22/09/2022 - 

CASTELLÓ. Las instalaciones de cogeneración podrán cambiar, cada mes, del sistema regulado a la excepción ibérica, de forma que podrán optar, según les convenga, por la rebaja del gas que permite esta última o por el aumento de ingresos que el Gobierno ha anunciado para tratar de que todas las instalaciones vuelvan a estar en funcionamiento. 

Así lo recoge el real decreto ley 17/2022, de 20 de septiembre, que el Boletín Oficial del Estado ha publicado este miércoles después de que el Consejo de Ministros aprobase las nuevas ayudas a la cogeneración el martes. La norma, en su primer punto, señala textualmente: "Durante el periodo en que resulte de aplicación la renuncia, que será el comprendido entre el primer día del mes siguiente a la fecha de comunicación de la renuncia y la fecha de finalización del citado mecanismo de ajuste, las instalaciones no percibirán el régimen retributivo específico. No obstante, se regula la posibilidad de solicitar la finalización anticipada del periodo de aplicación de la renuncia, volviendo a aplicar el régimen retributivo específico".

Es decir, si una empresa renuncia al régimen retributivo, de forma que pueda acogerse al topado del gas gracias a la excepción ibérica, puede cambiar su decisión el día 1 del mes siguiente. Y lo mismo a la inversa, señalan desde la Asociación española de la cogeneración, Acogen. 


De esta manera, y a pesar de que actualmente el topado del gas puede resultar mucho más interesante que los 1.000 millones con que el Gobierno va a incrementar la retribución regulada mientras esté en vigor la medida, según informó el Ministerio de Transición Ecológica tras el anuncio del presidente Pedro Sánchez; si en un futuro el precio del gas baja lo suficiente, esta segunda opción puede resultar interesante para las empresas. De momento, en los últimos días el indicador TTF del gas natural ha bajado hasta cerrar este miércoles en 188 euros el megavatio, frente a los 346 de tope que llegó a alcanzar el pasado 26 de agosto. 

La retribución extra no aparece en la norma

Eso sí, a falta de comprobar si este descenso se mantiene, todavía resta otra condición para que las 28 instalaciones de cogeneración del sector azulejero (y el resto de la provincia, Comunitat y España) puedan optar por este aumento de la retribución regulada durante los ocho meses en que, al menos, podrán optar por acogerse al mecanismo de excepción ibérica, los que van del 1 de octubre al 31 de mayo de 2023, fecha fijada, por el momento, para su conclusión. 

Y es que el real decreto ley publicado este miércoles no hace mención a la retribución regulada, de forma que esos mil millones adicionales todavía no se han plasmado sobre el papel. En este sentido, desde Acogen destacan que seguirán "trabajando en el desarrollo de la otra medida que anunció" el Ministerio para la Transición Ecológica, "la potenciación de nuestro régimen retributivo, necesaria para muchas instalaciones y especialmente para los sectores del purín y del olivar", que no dependen tanto del gas.

Ascer pide "la retribución justa"

Precisamente, tras evaluar el texto publicado en el BOE, también la patronal azulejera Ascer remarca que la norma "no soluciona el problema de la cogeneración, puesto que seguimos sin tener una retribución a la operación justa e interesante para nuestras centrales": "En ausencia de un marco de retribuciones justo, las empresas tendrán que valorar si les interesa adherirse a la excepción ibérica o no, a la espera de que el Gobierno presente la retribución a la operación que ha anunciado y que debería recoger adecuadamente los costes operativos actualizados de las cogeneraciones".

Como ya hicieran en su día, los dirigentes azulejeros han valorado de forma positiva la medida, que "enmienda un error y corrige una situación injusta que estaba sufriendo la cogeneración en España", pero remarcan que "no es una solución a largo plazo". Asimismo, desde Ascer insisten en que las ayudas a estas instalaciones no remedian la angustiosa situación del sector azulejero: "La situación para la industria gasintensiva aún está lejos de solucionarse si continuamos con los niveles de precio de gas actuales y sin la implementación de otras medidas de apoyo directas y efectivas".

Eso sí, la nueva ley tiene beneficios directos incluso a la hora de fijar el precio de la electricidad. Desde Acogen estiman que, a partir del 1 de octubre, "dos de cada tres plantas de cogeneración que habían ido parando su actividad desde junio vuelvan a ponerse en marcha progresivamente". Esto tendrá efectos positivos para todos los consumidores "con la bajada del precio de la electricidad, al sustituir las cogeneraciones más eficientes a los ciclos combinados menos competitivos", alimentados por gas y carbón. 

Noticias relacionadas

next