X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

pleno extraordinario urgente por las retribuciones

El tripartito impone su mayoría para aprobar los nuevos salarios frente al rechazo de la oposición

29/07/2019 - 

CASTELLÓ. No ha habido sorpresas en el pleno extraordinario urgente celebrado este lunes para aprobar las nuevas retribuciones de los concejales del Ayuntamiento de Castelló. El tripartito, compuesto por el PSPV-PSOE, Compromís y Podem-CSeM-EUPV, ha impuesto su mayoría frente a la oposición del bloque que conforman las fuerzas de derecha y extrema derecha, cuyos ediles han votado en contra de las remuneraciones.

La sesión, celebrada a las 14.00 horas, apenas ha durado 12 minutos, el tiempo empleado por los portavoces para explicar la posición de sus partidos. Como estaba previsto, Podem ha dividido su voto, con la abstención de María Jesús Garrido. Fernando Navarro, así como los munícipes nacionalistas y socialistas (14 incluyendo al líder de la confluencia), han validado los sueldos, mientras que el PP, con seis ediles (Vicente Guillamón se ha ausentado por motivos laborales); Ciudadanos, con tres (Vicent Vidal se encuentra de baja); y Vox (Luciano Ferrer) han rechazado la propuesta del equipo de gobierno.

El representante del tripartito, Rafa Simó, ha vuelto a insistir en que la eliminación de la dedicación exclusiva para los portavoces de la oposición se ha producido "al romper el Partido Popular la palabra dada", en alusión a lo acordado en la comisión plenaria de hace tres semanas. "Nuestra decisión [de recuperar el 25% de asignación del anterior mandato, heredado del PP] no es por un enfado, ni por un rifirrafe. El Partido Popular ha abocado al gobierno a esta decisión".

El adjunto popular, Sergio Toledo, ha asegurado que "la propuesta que nos presentan no respeta la proporcionalidad. Por eso de nuestro voto en contra". En la misma línea se ha expresado Alejandro Marín-Buck, de Ciudadanos, quien ha insistido en que "esto es una imposición. Además, un aumento debe ser una recompensa y en este caso no es así". Ferrer se ha mostrado el más parco en palabras y ha subrayado que "estos sueldos son menos justos y solidarios que los planteados la semana anterior".

Noticias relacionadas

next