Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 21 de septiembre y se habla de

Lone Star calca el pago: abonará 413 millones por Ferro... lo mismo que en 2017 por Esmalglass-Ítaca

22/01/2020 - 

CASTELLÓ. En el proceso de concentración en el sector de las fritas y esmaltes cerámicos anunciado en las últimas semanas por Lone Star, por el cual Esmalglass-Ítaca se hará con Ferro por 412,6 millones de euros, se da una circunstancia muy curiosa. Y es que el montante de la operación coincide, exactamente, con lo que el fondo inversor radicado en las Islas Bermudas pagó en su día por Esmalglass-Ítaca.

A mediados de julio de 2017, Lone Star compró a Investcorp el grupo Esmalglass-Ítaca, que también incluye a Fritta, por un montante que hasta ahora no había trascendido. En aquel momento el fondo inversor de Baréin, vendedor, tan solo dijo que el valor empresa del grupo se situaba en 605 millones de euros y que este había alcanzado en 2016 una facturación de unos 400 millones de euros.

Pero ahora, tras conocer las primeras cuentas consolidadas de LSFX Flavum Topco, la filial española de Lone Star de la que depende todo su negocio de fritas y esmaltes en España, se ha conocido que la operación se cerró por un montante de 413 millones de euros. 

335 millones en efectivo

Concretamente, "la adquisición supuso un desembolso en efectivo de 335 millones de euros, así como la amortización del préstamo que se mantenía con los antiguos accionistas por 78 millones", recogen textualmente las cuentas de LSFX Flavum Topco.

De esta manera, estos fueron los ingresos de Investcorp por la venta del grupo, en el que había entrado en julio de 2012 con la adquisición de Esmalglass-Ítaca (que unieron sus destinos en 1999) y que amplió posteriormente con la compra de Fritta, en enero de 2015. En ninguno de los dos casos se anunció el montante de las operaciones. 

Por su parte, antes el proceso de fusión que ahora se ha lanzado y que, de concretarse, posibilitará un auténtico coloso de las fritas y esmaltes, al facturar dos tercios del total del sector, Ferro también había hecho los deberes a la hora de absorber empresas. Así, en noviembre de 2017 abonó 75 millones de euros por Endeka (y su filial Zircosil) y Gardenia Química; y, justo un año después, se hizo con Quimicer por casi 28 millones de euros. 

Deuda de 482 millones

Tras todas estas operaciones, el grupo Esmalglass-Ítaca tiene una deuda de prácticamente 482 millones de euros, según consta en sus cuentas consolidadas de 2018. Si se descuenta la deuda con el grupo y el efectivo, la deuda neta asciende a 395 millones de euros, lo que arroja un coeficiente de endeudamiento sobre el patrimonio neto del 234%. Y todo ello antes de acometer la compra de Ferro. 

Noticias relacionadas

next