X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

más de 20 festivales definen una estrategia común

Una junta de coordinación de festivales: la solución de Vila-real para ordenar el calendario cultural

21/01/2020 - 

CASTELLÓ. Vila-real creará una Junta de Coordinación de Festivales entre las citas que se celebren anualmente en la ciudad. Más de una veintena de eventos culturales que urgen de “sinergias y coordinación” para poder seguir hacía adelante. Así lo ha comunicado el alcalde del municipio, José Benlloch, quien se reunió ayer con algunos de sus directores y representantes, del mismo modo que con los regidores de Turismo, Diego A. Vila; de Cultura, Rosario Royo; y Juventud, Anna Vicens, para trabajar en su desarrollo. Entre otros, sus principales objetivos pasan por evitar la contraprogramación de las diferentes propuestas locales, aunar esfuerzos para reclamar más subvenciones europeas o autonómicas y anunciarse como reclamo turístico. En efecto, su primera acción se producirá esta misma semana con la puesta de largo en Fitur. 

“La de ayer fue nuestra primera toma de contacto, pero después de pasar por la feria de Madrid, generaremos toda una estrategia de comunicación (folletos, vídeos promocionales, tótems,...) que ayudará a identificar Vila-real como una ciudad de festivales. Más tarde, a finales de año, nos volveremos a juntar para evaluar cómo ha ido su puesta en marcha y en 2021, de nuevo conjuntamente, redactaremos los puntos y necesidades del plan”, ha explicado Rosario Royo a Castellón Plaza. Tanto la concejala como el alcalde, o los propios organizadores de los festivales, son conscientes de las carencias que todavía tiene Vila-real para anunciarse como un gran enclave cultural. Si bien, han conseguido atraer a cada vez más visitantes, especialmente por su oferta teatral, todavía quedan lejos del reconocimiento como 'ciudad musical' que sí tienen, por ejemplo, Benicàssim o Castelló.

En este sentido, la edil ha asegurado a este diario que la intención de la junta será, además de evitar la contraprogramación, intentar coordinar las diferentes citas culturales con los eventos deportivos que se desarrollen en la ciudad. "Tenemos mucha afluencia de visitantes, sobre todo por el fútbol, por eso es una buena oportunidad que algunos de estos partidos o campeonatos coincidan con la actividad cultural que se celebre por esa misma fecha. Es decir, si sabemos que un festival es en marzo y hay un evento deportivo a mitad de mes, si nos planificamos con tiempo, podemos ofertar los dos eventos a la vez. De esta manera, podremos visibilizar todo lo que se haga en materia cultural", ha agregado Royo, quien asegura que cada director o directora será la encargada de ajustar la fecha de su celebración. 

Mostra TEST

Así mismo, para Pascual Arrufat (Fen Festival), la idea de aglutinarse con otros festivales supone una buena oportunidad para exigir conjuntamente mayores subvenciones a la Generalitat. "No es lo mismo que ir por libre. Necesitamos aunar esfuerzos y concurrir juntos para poder poner a Vila-real en el mapa. Cuando estás tan cerca de Castelló, o presentas algo muy atractivo o se te comen, porque somos una gotita entre un montón de propuestas", asegura el director de este festival que, en su caso, también está dentro de la marca Mediterranean Musix, promovida por la Agencia Valenciana de Turismo. Aunque en su caso aún no se ha beneficiado de las ayudas económicas que este plan brinda. "Partimos de la idea de que no hay dinero en Vila-real. Se ha dejado claro en la reunión. Por eso queremos hacer más fuerza hacía la Generalitat. No queremos que se quede en la anécdota", reitera. 

Por su parte, Pascual Arnal (TEST), evidencia la falta de un mayor apoyo, o sororidad, desde dentro del mismo gremio. "Nuestra muestra suele estar abierta, de media, entre dos o tres meses. Hay mucha gente que viene a la ciudad solo para ver los murales, porque muchos siguen la ruta street art que recorre todo el país, y además son artistas de fama internacional que trascienden el interés local. Por eso queremos potenciar las citas que hay a nuestro alrededor", defiende su director, quien agrega que es crucial "ayudar a otros", porque en una sociedad "sobreinformada" como la nuestra no es tan sencillo estar al corriente de todo. En relación, Arnal ve como uno de los principales escollos la contraprogramación. Más aún en una ciudad, al fin y al cabo, pequeña. "Esta junta nos tiene que servir para clarificar la oferta cultural de Vila-real", reitera. 

A sus palabras se suman las de David Eres Brun, director de la Semana Tárrega; Irene Cabedo, representante del Festival Coral; Josep Gil, director del Festival de Ópera; Vicent Colonques, director de Real Jazz; Sonia de la Vega, directora de Cineculpable; Alfredo Sanz, director de Laquima Vere; y Pau Ayet, director de FITCarrer Vila-real, quienes estuvieron presentes en la reunión de ayer. Pero la Junta de Coordinación de Festivales contará con muchas más voces. De hecho, los primeros en 'tantear' el funcionamiento de este órgano serán el Ciclo de Música Emergente Auditiva, en febrero, y el Maig di Gras, en mayo. 

Una fórmula que podría trasladarse a València

Vila-real no es ni mucho menos la única ciudad a la que le hace falta ordenar su calendario cultural. De hecho, este problema adquiere, como poco, un tinte autonómico. Y es que hace apenas un mes se anunciaba la cancelación del festival de artes escénicas Tercera Setmana. Una muestra artística celebrada anualmente en Castellón, València y Alicante, y a la que sus organizadores, la Associació d’Empreses Productores d’Arts Escèniques del País Valencià (AVETID), pusieron fin, entre otros motivos, por el solapamiento entre citas, que una vez más mermó su celebración. Si bien, el principal problema de Tercera Setmana era la tardía llegada de ayudas públicas, sus impulsores aludieron entonces a la necesidad de fomentar una organización entre todas las propuestas que tejen la Comunitat.

Del mismo modo, la concejala de Acción Cultural de València, Maite Ibáñez, exponía -hace apenas un mes en una entrevista a EFE- su deseo por crear una 'marca de ciudad' que organizase y estructurara mejor la capital valenciana. En definitiva, la también socialista hablaba de crear un "mapa de festivales" que ajustara la coordinación entre todos sus agentes para dejar de hablar de "solapamiento de fechas" y pasar a disertar un modelo de ciudad que se proyecte al exterior con unidad. El problema pasaba, entonces, de ser una cuestión de números, a una cuestión de cohesión. "Cuando llegamos al gobierno nos encontramos con un mar de festivales de teatro, danza, performance y circo en los barrios, con una variedad muy rica pero con falta de coordinación", exponía la edil, que espera generar cambios para 2020 y organizar también un encuentro entre todos los profesionales que han dado identidad a barrios tan dispares como el Cabanyal, Ruzafama, Benimaclet o Patraix. 

Noticias relacionadas

next