Hoy es 6 de octubre y se habla de

El azulejo ya ve "fatiga" en unos mercados con "evidentes signos de ralentización"

8/07/2022 - 

CASTELLÓ. La patronal azulejera Ascer vuelve a alzar la voz de alarma. En la asamblea general de la asociación empresarial, celebrada en la tarde de este jueves, su presidente, Vicente Nomdedeu, ha remarcado que pueden llegar tiempos muy duros: "La demanda está comenzando a registrar evidentes signos de ralentización. Si el año pasado trasladábamos que estábamos ante una crisis de costes y no de demanda, vemos cómo peligrosamente cambian las tornas y los mercados acusan ya cierta fatiga ante las revisiones al alza de nuestras tarifas".

Todo esto se debe a la complicada coyuntura a la que los fabricantes se enfrentan y en la que tratan de trasladar al producto los desorbitados incrementos de precio del gas, la electricidad, los derechos de emisión o las materias primas, que "amenazan seriamente la competitividad de la industria", tal y como ya han advertido en los últimos días desde la entidad

Crecimiento del 26,4% en 2021

Y eso que el sector viene de un buen año, el 2021, en que su facturación creció un 26,4% hasta alcanzar los 4.855 millones de euros, tal y como Nomdedeu ya detalló recientemente en Feria Valencia. Las ventas aumentaron de esta manera por encima de la fabricación, que lo hizo en poco más de un 20% hasta los 587 millones de metros cuadrados de producto. 

Es decir, el año pasado ya se comenzó a notar un incremento de precio, pero este venía dado, además de por el incremento de costes, por las mayores ventas de revestimiento de alto valor añadido, sobre todo grandes formatos. Eso sí, los márgenes de los fabricantes se estrecharon debido al brutal aumento de la factura energética

El mercado interno crece un 32%

En cuanto a los mercados, tras un 2020 "atípico y muy marcado por la pandemia" (en que no obstante también se pudo crecer, aunque en una proporción mucho menor, un 2,3%), la facturación interna, que sí se resintió en el ejercicio anterior, registró el mayor alza, del 32%, hasta los 1.189 millones de euros. A su vez, el mercado externo también experimentó unos registros notables, con un incremento del 24,6% hasta alcanzar los 3.655 millones de euros. 

Todas ellas son cifras récord, nunca alcanzadas hasta ahora por la principal industria castellonense, que acumula "más de una década creciendo por encima del ritmo de la economía", resaltan desde Ascer. Pero los buenos resultados no evitan que el sector se sienta amenazado por la situación económica mundial... y por la forma en que la encaran las administraciones de las que depende. 

Más tiempo y normas claras

En este sentido, Nomdedeu destaca que el azulejo se siente "penalizado en nuestro día a día con crecientes impuestos y trabas derivadas de las erráticas políticas industriales de nuestro país". Esto, además, se ve agravado por no tener "un marco claro establecido" para la transición energética, en referencia a los requerimientos de descarbonización de Bruselas, que no ofrece alternativas viables para el gas que actualmente utiliza la industria cerámica en sus hornos. 

Por ello, aunque reitera el "compromiso" del sector para alcanzar los objetivos marcados, Nomdedeu también exige "un mayor horizonte temporal y un acompañamiento por parte de las administraciones: no podemos acometer las grandes inversiones necesarias para la transformación de nuestros procesos sin el apoyo y la complicidad de nuestros gobernantes". 

Innovación y diferenciación

En cuanto a la receta a los asociados para superar la crisis de demanda que amenaza al sector, con caídas ya en el volumen de ventas y que empieza a trasladarse al montante, como ya recogió Plaza Cerámica, el presidente de Ascer animó a los empresarios en la asamblea general a "diseñar estrategias innovadoras para que sean cada día más competitivas, ofreciendo productos y servicios de más valor añadido, a través de la marca, de la innovación, del servicio, de la calidad, del diseño y de las tecnologías, o de aquellas ventajas competitivas que nos diferencien de los demás". 

También se refirió a la necesidad de formación de los colaboradores y empleados, otra de las grandes preocupaciones que atenaza a un sector siempre pendiente de captar talento. Esto está relacionado con la negociación del convenio colectivo actualmente en marcha, en el que las posturas "están en estos momentos muy alejadas". En este punto todavía queda mucho por decir en un sector que emplea ya de forma directa a más de 17.000 personas (concretamente 17.180), tras aumentar la plantilla en un 6,7% en 2021. 

Noticias relacionadas

next