Las condiciones del préstamo a Marie Claire: debe seguir en Vilafranca hasta 2031 y pactar despidos

13/06/2022 - 

CASTELLÓ. El oxígeno que la Generalitat Valenciana ha insuflado a Marie Claire tiene, como finalidad última, mantener una actividad industrial que es esencial para el interior de Castellón. De hecho, una de las condiciones que imponen los diferentes préstamos del Institut Valencià de Finances a la centenaria textil es que ha de mantener su actividad en Vilafranca hasta pasados diez años de la firma del primer crédito, formalizado en junio de 2021.

Con ello, al menos hasta el año 2031 los nuevos rectores de la firma deben mantener en funcionamiento a La Fabricanta, como han rebautizado a la factoría de la localidad. Pero su intención no queda ahí. Según destacan fuentes de la compañía, para ellos es "un orgullo" ser "el motor de la economía de la comarca" y pretenden "potenciarlo en el futuro que tenemos abierto gracias a esta financiación". 

23,5 millones, si se dan las condiciones

Los 9,5 millones aprobados el año pasado -destinados al pago de proveedores y de la plantilla, que acumulaba impagos-; y los 12 ahora validados dentro del Fons Valencià de Resiliència (Fininval) -con los que la compañía castellonense acometerá sus necesidades de circulante y costes fijos-, suman 23,5 millones, distribuidos en varios préstamos con condiciones especiales y que combinan el tipo fijo y el variable, detallan desde la Conselleria de Hacienda. 

Pero no todo ese dinero lo tiene garantizado la firma: de los 12 últimos millones, 7 le llega ya de forma directa, mientras para recibir los 5,5 restantes deberá cumplir ciertas condiciones que deberá ir justificando. 

Cualquier medida laboral, negociada

No son los únicos requisitos. Y es que estos créditos imponen a la compañía, si necesita acometer nuevas reestructuraciones de plantilla, a que las comunique al IVF, que deberá autorizarlas, siempre vinculadas a un plan de viabilidad de la firma. Si además pretende externalizar parte o toda la actividad fuera de Vilafranca, o la apertura de nuevos centros de trabajo en otra localidad, también deberá comunicarlo.

306 empleados con un "ADN único"

Y es que la histórica enseña castellonense ha vivido en los últimos tiempos algunos de los momentos más angustiosos de sus 115 años de historia. Desde hace ya tiempo la firma ha venido perdiendo músculo laboral y, tras el traslado de toda la actividad a Vilafranca, actualmente trabajan en ella 306 personas. De ellas, el 60% son mujeres, y para que puedan compaginar su actividad en el centro productivo con la vida familiar, la firma mantiene una política de conciliación con horarios flexibles. 

No en vano, trabajar en el interior de Castellón "implica un ADN único", resaltan desde la compañía, cuyos dirigentes destacan su "compromiso" para revitalizar una firma por la que vienen trabajando desde hace ya casi año y medio. 

next