X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Sandra Julià purga el chat interno de Cs para evitar filtraciones el día que se postula para el Congreso

15/03/2019 - 

CASTELLÓN. Las aguas andan revueltas en el seno de Ciudadanos en Castellón a raíz de la confección de la lista a las elecciones municipales del próximo 26 de mayo, en la que, a día de hoy, se conocen dos propuestas de cabeza de lista: la que promueve el aparato oficial del partido -liderada por el neurocirujano Jesús Merino- y la que defiende la junta local de la formación naranja, encabezada por el también facultativo Alejandro Marín.

La imposibilidad de celebrar primarias en el partido para elegir cabeza de lista, ya que Castellón no dispone de un censo de militantes superior a los 400 como mandan los estatutos del partido, deja en manos de la dirección regional la autoridad necesaria para ofrecer su propuesta y que, con posterioridad, debe ser avalada por la dirección en Madrid.

Este tira y afloja en el ámbito castellonense ha sido especialmente intenso a través de los chats internos de la formación, de la que formaban parte cerca de ochenta miembros de la agrupación local y que han visto este jueves cómo, uno a uno, eran nominados en tanto el grupo quedaba desactivado por la secretaria de organización, Sandra Julià. ¿El motivo?: acabar con las filtraciones que se estaban produciendo. En tanto se producía esta desactivación, casi a la par, se daba difusión a un comunicado oficial en el que se informaba de que la también diputada de la formación naranja, responsable de la organización, volvería a encabezar la lista de Ciudadanos al Congreso por la provincia de Castellón.

El apagón del grupo de conversación que comparten los militantes de Ciudadanos de Castellón se producía también apenas una hora después de que, en el cruce de opiniones, el coordinador de la agrupación local, Félix del Pozo, apesadumbrado por los acontecimientos, informara al colectivo de su decisión de poner su cargo a disposición de sus interlocutores.

Del Pozo explicaba antes las razones por las que la junta local del partido había dado el paso para elegir a su candidato, en un gesto que contraviene los cauces organizativos de la formación naranja.

En su argumentación lamenta que se les esté ninguneando "durante meses" en una conversación en el que los miembros muestran su pesar por las filtraciones interesadas a los medios, pero sobre todo por la confección de la lista a las municipales sin tener en cuenta la opinión de los miembros de esta junta local, que se sienten tratados  por la dirección como "incapaces para confeccionar o ir en la lista" si no es de "relleno", según explica el coordinador, con palabras ampliamente respaldadas por buena parte de sus interlocutores.

Por otro lado, desde la dirección tanto regional como nacional se siguen muy de cerca estas fricciones y "desahogo interno" en un día en el que volvió a salir un conflicto de gran similitud en la localidad toledana de Talavera la Real, donde ha dimitido más de la mitad de su junta directiva y se ha cerrado la sede del partido por la "imposición" nacional de situar a personas ajenas a esta localidad y que toca de lleno al mismo Juan Carlos Girauta, hasta ahora portavoz de Ciudadanos en el Congreso y actual diputado por Barcelona, al que se pretende postular como cabeza de lista por Toledo. "Algo parecido puede pasar aquí si no se corrigen los ánimos, pero sobre todo si no se suavizan algunas actitudes", explica una de las personas de mayor trayectoria en el partido en la capital de la Plana.

De momento, esta callada en el grupo de mensajería solo ha hecho abrir otras vías y canales alternativos en los que "nadar y guardar la ropa" y, con ello, extender los silencios por el bien del partido. Así es la plataforma Telegram, una herramienta similar al WhatsApp, más discreta, que no deja huellas y es del gusto -y del disgusto- de quienes se presentan como adalides de la nueva política.







Noticias relacionadas

next