Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

El complicado reto de acabar el tercer carril este año: aún falta lo más difícil, Sagunt

22/02/2021 - 

CASTELLÓ. El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) tiene más que complicado alcanzar el reto que se fijó hace algo más de un año: acabar las obras del Corredor Mediterráneo en el tramo València-Castelló a lo largo de este 2021. La entidad dependiente del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana avanza en estos trabajos, por ejemplo con la reciente finalización de la segunda fase en la estación de Castelló, o el inicio en la de Almenara, pero todavía tiene por delante las tareas más complejas: las de la estación de Sagunt.

La estación de la localidad valenciana, un importante núcleo de las líneas de Cercanías C-5 y C-6, además de parada obligatoria para los trenes de Media Distancia y donde también lo hacen varios de largo recorrido, cuenta con una importante playa de vías... y muchos cambiadores. Y en las cercanías se ubica además la estación de mercancías, una de las más importante del Corredor Mediterráneo y que se utiliza asimismo para gestionar los tráficos del Cantábrico-Mediterráneo. Allí Adif arrancó hace un mes los trabajos, que deberá desarrollar en diez vías, en las que se ubican 23 cambiadores, tal y como informó la empresa pública.  

Afección a las Cercanías

Y esta es, precisamente, la labor más compleja, la sustitución de los aparatos de cambio de vía. A los 23 cambiadores de la estación de mercancías (que unirá en un futuro con el futuro ramal al Port de Sagunt) se sumarán los de la estación de pasajeros. Tal es la complejidad de estas actuaciones, que estas afectarán, señalan fuentes conocedoras, a la circulación de los convoyes de Cercanías. 

Aunque los trabajos se programan para ser ejecutados en su mayoría por la noche (así se procede, por ejemplo, con el cambio de traviesas) para minimizar la afección, tal es el volumen de labores en la estación de la capital del Camp de Morvedre que será imposible evitar cancelaciones de trenes. 

Faltan 110 kilómetros de tercer carril

Una vez se haya logrado finalizar todos estos trabajos, será el momento de proceder a la implantación del tercer carril en la vía que todavía no cuenta con él entre València y Castelló. Son, en total, unos 110 kilómetros, ya que hay que sumar las vías de apartado, tal y como en su día informó Adif. 

Por ejemplo, en la estación de Castelló, donde el viernes informó de que ha acabado la segunda fase, todavía falta por implantar el tercer carril en cinco de las seis vías con que cuenta la instalación, así como en una de las dos de las entradas norte y sur. No en vano, la implantación del carril será el último trámite para que este tramo del Corredor Mediterráneo cuente con las dos vías con ancho internacional y se acompasará a las actuaciones de comunicaciones y seguridad. 

Mucho trabajo pues por delante para los técnicos y las contratas de Adif, que tienen difícil concluir su labor este año. Algo especialmente importante porque no será hasta después cuando puedan comenzar las obras entre Castelló y Vandellós, como reconoció el propio ministro José Luis Ábalos. Y eso que las previsiones de finalización se han ido retrasando en repetidas ocasiones... 

Noticias relacionadas

next