X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

El Gobierno solo pide a las 9 áreas de servicio de la AP-7 liberalizada el 6% de su negocio estimado

20/11/2019 - 

CASTELLÓ. El Gobierno solo exige para gestionar cada una de las nueve áreas de servicio de la AP-7 liberalizada el 6% de los ingresos que calcula que tendrán. El Ministerio de Fomento acaba de sacar a licitación la concesión durante cinco años de las nueve zonas de descanso en el tramo de la autopista que liberalizará el próximo 1 de enero, que abarca de Tarragona a Alicante. De las nueve áreas de servicio, siete se encuentran en territorio de la Comunitat Valenciana: Benicarló, la Ribera, la Plana, Sagunt, la Safor, San Antonio y la Marina.

En conjunto, Fomento, y más concretamente su ingeniería, Ineco, que es la que ha realizado el informe de viabilidad del contrato, estima que las siete áreas de servicio citadas y las de l'Hospitalet y Baix Ebre, en Tarragona, generarán un volumen de negocio de 217,5 millones de euros durante los próximos 5 años. Y, para optar a gestionar cada una de ellas, las empresas deben ofertar el 6,5% de los ingresos que calcula para cada una. En total, suman 14,2 millones de euros (ver detalle por áreas en el cuadro posterior), lo que supone una diferencia enorme con el volumen de ingresos estimado.

Cálculo sin tener en cuenta los ingresos

Y es que, aunque entre ambas cifras las empresas concesionarias deben asumir los costes de gestión y mantenimiento, para calcular los cánones Fomento ni siquiera tiene en cuenta los ingresos que por diferentes vías (suministro de combustible, restauración y ventas de productos, principalmente) llevarán a cabo las empresas concesionarias. 

De esta manera, el cálculo se fija únicamente en el valor de las áreas de servicio (se le aplica un coeficiente del 4%) y en el de los terrenos que ocupan (el porcentaje aplicado es del 5%). De esta manera, el volumen de negocio que Ineco estima a cada área en función de los vehículos que circulan por su zona no tiene nada que ver con el canon. Pero es que, además, los ingresos que se estiman para las áreas pueden estar muy alejados de la realidad, ya que a partir de la liberalización el próximo 1 de enero, es de esperar que el tráfico se dispare.

Un incremento de tráfico menor al real

En este sentido, Ineco ha estimado un aumento del tráfico del 1,44% anual, incluso entre 2019 y 2020, cuando en la carretera ya no habrán barreras de peaje. Este incremento del 1,44% es "un punto de vista conservador", tal y como reconoce la propia ingeniería en el estudio de viabilidad que acompaña a la licitación. Pero lo establece así porque no hay "un estudio de tráfico que cuantifique" el aumento de la circulación que se va a producir con la eliminación de los peajes. Todo un recado al Ministerio.

Como ejemplo, en el área de la Ribera de Cabanes Ineco espera pasar de los 5,9 millones de vehículos de 2017 a 6,3 en 2023; en Sagunt de 5,2 a 5,6; y en la Marina de 8,6 a 9,2 millones. Aumentos rácanos en los seis años de diferencia. Y en todos estos casos el incremento de vehículos pesados es mínimo.

Sin alternativa de pago

En su estimación de gastos que se van a producir tras la liberalización, Ineco también afirma que los usuarios de autopistas son más propensos a realizar gastos que aquellos que circulan por autovías sin peaje, lo que induce a los técnicos a prever un "menor ingreso por vehículo". Pero lo que no citan los autores del estudio en este capítulo es que no habrá una carretera de pago alternativa a partir del 1 de enero y todos los conductores que circulen por la zona para desplazamientos largos optarán, prácticamente en su totalidad, por esta autopista liberalizada.

Con ello, el volumen de negocio de las áreas de servicio será, con total seguridad, sensiblemente mayor que los 217,55 millones previstos para los próximos cinco años, con el consiguiente incremento de los márgenes de beneficios para las empresas concesionarias. Máxime con el más que previsible incremento de vehículos pesados, que ya se está percibiendo, por ejemplo, en el norte de la provincia de Castellón con el cierre de la N-340 y la bonificación de la AP-7.

Varios meses con las compañías actuales

El concurso por el que se licitan las áreas de servicio se produce "por la reversión" de la carretera al Estado, tal y como se cita en el informe de viabilidad, de forma que las concesiones de la actual gestora de la carretera, Aumar, no son válidas para el futuro. 

Pero la cercanía de la liberalización del próximo 1 de enero obligará a Fomento a dejar que las firmas que gestionan las áreas de servicio en la actualidad continúen durante varios meses con la liberalización ya materializada, con la incógnita del canon que deberán pagar. Y es que el plazo de obtención de los pliegos para presentar las ofertas (cada área sale a concurso de forma individual) finaliza el 14 de febrero próximo y las ofertas técnicas, las últimas, no se abrirán hasta el día 24 de ese mismo mes. Tras la elaboración y análisis del posterior informe de valoración, la adjudicación de las nueve áreas no se producirá hasta bien entrada la primavera. 

Noticias relacionadas

next