X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

eNTREVISTA

Navarro: "Del Señor habría tenido más apoyo que yo en primarias... no pasa nada por reconocerlo"

14/04/2019 - 

CASTELLÓ. El secretario general de Podem Castelló, Fernando Navarro, ha sido elegido esta semana cabeza de lista municipal de la coalición Unides Podem-CSeM-EUPV. Cinco meses de negociaciones convulsas y una intensa semana de primarias después, afronta el reto de liderar el proyecto electoral y darlo a conocer con los comicios locales a la vuelta de la esquina. Admite que la renuncia del portavoz de Castelló en Moviment (CSeM), Xavi del Señor, a la reelección le ha allanado el camino, pero se muestra convencido de que tras las votaciones cuenta con el respaldo de las tres fuerzas convergentes para encabezar el grupo municipal que resulte de la cita con las urnas el 26 de mayo. Su intención ahora es que la coalición forme parte del gobierno municipal, si los números lo permiten, ocupando áreas decisivas del Ejecutivo local desde las que "transformar" la ciudad.

- Acaba de ser elegido alcaldable de la confluencia en unas primarias reñidas y con un resultado muy ajustado respecto al número uno de CSeM, ¿se siente suficientemente respaldado para encabezar el proyecto?
- Sí, por supuesto. Nosotros siempre dijimos que nuestra voluntad era construir una candidatura plural y desde el acuerdo y el reconocimiento a las tres patas de la organización. Ha sido un proceso largo para configurar esta candidatura, pero el diálogo ha sido honesto y transparente. Nos habíamos dado unos mecanismos para escoger al cabeza de lista. Yo, como secretario general de Podemos, me presenté a ese proceso, y con todos los mecanismos dados, he sido escogido. Ahora todos juntos, las tres organizaciones, vamos a trabajar para hacer una gran campaña y desde la unidad de gente distinta demostrarnos como la gran fuerza de cambio de la ciudad.

- ¿Cree que si Xavi del Señor se hubiera presentado a las primarias usted habría ganado igualmente?
- No lo sé, probablemente no. Xavi es un gran parlamentario, ha hecho una gran legislatura en el ayuntamiento, muy conocida en la ciudad y con una gran trayectoria. Es probable que hubiese tenido más apoyo que yo en las primarias... no pasa nada por reconocerlo.

- ¿Entiende sus reticencias a la confluencia? El hecho de que de alguna manera esta candidatura esté renunciando a la esencia de lo que era CSeM, un espacio al margen de los intereses de partido...
- Entiendo que él señale que hay una diferencia entre la candidatura que se presentó en 2015 y la que se presentó en 2019, y es evidente. En 2015 se presentó una agrupación electoral y en 2019 se presenta una coalición de partidos políticos. Es evidente que hay diferencias. Yo creo que las organizaciones se tienen que adaptar a los momentos políticos y creo que la asamblea de CSeM ha tomado una decisión acertada ratificando el acuerdo con Podemos y Esquerra Unida, y sinceramente lamento que Xavi no se haya sentido cómodo en ese acuerdo porque es una persona que tiene muchísimas cosas que aportar en la política municipal y que confío y creo que va a estar como militante apoyando al grupo municipal que salga.

- Se ha mostrado crítico con que David Giner, exdirigente de Podem, se presentara a las primarias como candidato de CSeM, pero usted también estaba en CSeM hasta hace unos meses como asesor de comunicación y es secretario general de Podem y candidato del partido, ¿no es lo mismo?
- Sí, tiene muchas similitudes. Tampoco creo que haya sido crítico, he respetado su decisión. Yo lo que dije es que para mí no era agradable como secretario general de Podemos estar compitiendo en unas primarias contra una persona que había sido parte de la dirección de la organización hasta hacía solo unos meses. Obviamente no es agradable porque significa que hay gente que se ha ido de Podemos y que quiere competir en un proceso democrático contra la estrategia de Podemos, pero crítico con su decisión... en absoluto.

- Después de la experiencia, ¿volvería a presentarse a unas primarias así?
- Es un proceso intenso. No sé si me volvería a presentar. Son una buena idea, las primarias significan que los procesos de desarrollo de las listas son más incontrolables y eso está bien porque permite que muchas veces se jaqueen a los aparatos de los partidos. También quiero agradecer que Estañ, Dalmau y Álvaro han venido a mojarse en este proceso de primarias, muchísima gente de Castelló ha hecho campaña por primarias, pero es verdad que ha sido un proceso intenso y no sé si volvería a repetir.

- El camino de la confluencia ha sido tortuoso y más de una vez ha estado al borde del fracaso. ¿Después de tantas fricciones es posible entenderse y ofrecer una candidatura mínimamente cohesionada?
- Por supuesto que sí. El hecho de que el proceso haya sido complejo y que haya habido momentos donde parecía que no se iba a llegar al acuerdo, creo que precisamente pone en un valor mayor el acuerdo. Las tres organizaciones hemos llegado a un punto en que nos sentimos cómodos. Podemos va a tener presencia en la ciudad de forma garantizada; CSeM va a tener un mecanismo de funcionamiento que no va a ser el funcionamiento al uso de un partido político porque mantendremos una asamblea de la confluencia como espacio último de toma de decisiones; y creo que EU va a aportar una trayectoria política a la candidatura de muchas décadas. Los tres actores estamos satisfechos con el acuerdo alcanzado y con el resultado de las primarias.

- ¿Cree que puede afectarles electoralmente la pugna tan evidente que han protagonizado en estos últimos meses?
- No lo sé. Es verdad que en Podemos lo hemos evaluado mucho. Las divisiones internas nunca ayudan. En política la gente suele apoyar a organizaciones sólidas y cohesionadas, y es verdad que el hecho de que haya diferencias en un proceso de conformación de candidatura puede tener un desgaste en el electorado. Creo que también este proceso puede demostrar que nuestro espacio político es distinto. Que teníamos tres partidos políticos negociando abiertamente y explicando cuáles eran sus diferencias de forma honesta. Tengo la sensación sincera de que el hecho de que hayamos hecho primarias conjuntas, de que la marca de CSeM se mantenga, es un rasgo diferencial. Hay una campaña por delante para decirle a toda la ciudadanía: sabéis que ha costado, pero ahora tenemos una papeleta potentísima, acompañadnos porque tenemos mucho que decir en esta ciudad.

- ¿El hecho de llegar tan tarde a la campaña, cuando el resto de partidos ya llevan semanas, es un problema?
- Es verdad que puede que hayamos perdido energías en la confluencia, pero también el trabajo de CSeM durante estos cuatro años ha sido muy potente y en Podemos llevamos un trabajo hecho en las instituciones que nos respalda. La campaña empieza ahora, tenemos un 40 por ciento de electorado indeciso y la pelea está muy abierta para estos quince días y para las municipales.

- ¿Qué expectativas electorales barajan, teniendo en cuenta que las encuestas reflejan una tendencia a la baja de espacios políticos como el suyo y se antoja improbable reeditar los cuatro concejales de 2015?
- La prioridad absoluta es que el bloque progresista en su conjunto mantenga los gobiernos. Está la situación política muy polarizada entre dos bloques que son plurales entre sí. Es verdad que ahora parece que el espacio político que capitanea Podemos a nivel estatal está un poco más descolgado del PSOE que hace cuatro años, y esto es honesto reconocerlo. Pero la principal prioridad es que el bloque progresista mantenga los gobiernos y que Unides Podem-CsEM-EUPV a nivel municipal sea una pata fundamental del próximo gobierno. El objetivo es ese porque a partir de ahí, a partir de toda la experiencia obtenida, de toda la maduración del espacio político debida a estos años, una vez entremos a gobernar en todos los niveles institucionales, se abre un escenario muy nuevo para nosotros.

- ¿Una vez se ponga en marcha el grupo municipal cómo se van a tomar las decisiones, seguirá siendo la asamblea la que tenga la última palabra como con CSeM?
- Tenemos un sistema mixto, entre democracia directa y democracia representativa. Hay un consejo de coordinación de la confluencia donde están representadas las tres patas y además tenemos un mecanismo de resolución de conflictos, en caso de que no haya acuerdo en el consejp, que trasladará las decisiones a la asamblea. En ese sentido, vamos a ganar un poco en eficiencia porque ese consejo de coordinación tendrá potestad para ir tomando las decisiones del día a día y en el momento en que haya una decisión que no agrade a una de las tres patas iremos a la asamblea conjunta donde se resuelva la cuestión.

- ¿Qué diferencia habrá entre el grupo municipal encabezado por Del Señor y el encabezado por Navarro?
- Deseo que sea un grupo municipal que esté en el gobierno, aunque será una decisión que tomemos en la asamblea de la confluencia. La principal diferencia es que yo habré tenido cuatro años antes a Xavi del Señor y toda una serie de experiencias y conocimientos de los que me podré aprovechar para desarrollar mi actividad en el ayuntamiento.

- Su intención, si la aritmética lo permite, es entrar a gobernar en otro Pacte del Grau, ¿qué iniciativas debería incluir un futuro acuerdo de gobierno?
- No lo sé, estamos acabando de cerrar el programa, pero creo que hay varios elementos fundamentales que me preocupan especialmente. El primero de ellos es la transición ecológica de la ciudad. Las ciudades tienen un reto medioambiental fundamental y a nuestro espacio político y a nuestra generación nos corresponde encabezar esa transformación ecológica de Castelló. Esta legislatura se han dado algunos pasos, pero se han dejado cosas fuera. La ordenación de la ciudad en superislas es una muy buena idea y en el Plan General pormenorizado cayó. Es algo que creo que deberíamos retomar para desarrollar esa transición ecológica. Tenemos que desarrollar una ciudad cuidadora, y eso significa una ciudad accesible para todas las personas, una ciudad donde las mujeres se sientan seguras, una ciudad de niños y niñas donde se pueda ir al colegio de forma segura y sin un tráfico rodado excesivo. La tercera pata es una ciudad con futuro donde nuestros amigos, amigas, exnovias o primos que se han visto obligados a exiliarse tengan la oportunidad, si así lo desean, de volver, y eso tiene que ver con modelo productivo, con empleo, con oferta de ocio, acceso a la vivienda…

- ¿Si pudiera elegir una concejalía, cuál sería?
- Tampoco es algo que tengamos decidido. Una vez esté el programa desarrollado y en virtud del resultado electoral veremos cómo queda, pero creo que nosotros en la negociación del próximo gobierno tenemos que ir a donde están los verdaderos espacios de decisión y de poder del ayuntamiento. Y que sea una distribución de competencias lo más compensada y equilibrada posible. Urbanismo, movilidad, fiscalidad... tenemos que aspirar a gobernar donde está la centralidad del poder municipal, porque es desde ahí desde donde se transforma.

- ¿Cómo valora la gestión del grupo socialista y Compromís estos cuatro años?
- Veníamos de 24 años de gobiernos del PP y creo que eso lo ponía fácil. Hacerlo mejor que el PP no era difícil. Hemos tenido un gobierno municipal que ha reducido la distancia entre representantes y representados, parece que el concejal de turno ya no mira con superioridad al vecino o a la vecina, pero creo que les ha faltado un poco de convicción a la hora de emprender las grandes transformaciones de la ciudad. En algunas materias sí que se han dado pasos, pero creo que en otras, como urbanismo, medio ambiente o contratación, han echado el freno de mano con demasiada frecuencia y les ha faltado un poco de convicción. El Pacte del Grau no solo venía a dar estabilidad institucional. Obviamente es necesaria, pero después de 24 años del PP no solo vale con estabilidad institucional, hay que transformar, y en algunas materias ha costado o no se han atrevido. Que nosotros entremos a gobernar en 2019 va a significar que muchas veces ese freno de mano no se eche y que el ayuntamiento desarrolle toda su capacidad transformadora en la ciudad, que tiene más de la que a veces ellos mismos se han creído.

- ¿Ahora que es alcaldable piensa reunirse con Amparo Marco o con Ignasi Garcia?
- Sí, es mi intención. Ignasi me felicitó y quiero hablar con él para, sin medios y sin foto, ver cómo vamos a encarar la campaña, qué ideas tenemos y cómo establecer una confianza mínima. En campaña todos los partidos tensamos las diferencias con los demás, pero al día siguiente hay que gobernar juntos. Con Amparo Marco no he tenido la oportunidad de coincidir todavía, pero sí que quiero que nos conozcamos un poco más antes de que se mediatice todo en la campaña.

- Es el candidato a la alcaldía más joven, con 25 años, ¿cree que ese rasgo diferencial juega a su favor o en su contra?
- Absolutamente a mi favor. Creo que la gente joven habitualmente no hemos ocupado la primera línea de la política y, por no ocuparla, las instituciones muchas veces nos han dado la espalda. Podemos es un partido, y todo nuestro espacio político con CSeM y EU, con un amplio apoyo de gente joven desde su inicio. El hecho de que estemos dando un paso adelante en la política puede ser un revulsivo electoral.

Noticias relacionadas

next