X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

UBICADO EN EL CENTRO 

El Ayuntamiento quiere para Castelló un cine público similar a La Filmoteca de València 

14/09/2019 - 

CASTELLÓ. El Ayuntamiento de Castelló lo tiene claro, el ansiado cine que se ubicará en el centro de la ciudad -quién sabe cuándo- deberá funcionar de forma parecida a La Filmoteca de València. "Queremos esa filmoteca valenciana que hay en el centro de València también en el centro de Castelló. Es un espacio público, adsequible económicamente y con una buena programación. Ese es nuestro sueño", ha asegurado la regidora de Cultura, Verònica Ruiz, a este periódico. 

La idea de impulsar un nuevo espacio cinematográfico en la ciudad viene, según confiesa la misma Ruiz, desde la anterior legislatura cuando varios regidores del Pacte del Grau se reunieron para recuperar "un cine del centro de Castelló". Este espacio -que no han querido concretar- podría ser perfectamente el Rex, ya que varios vecinos se sumaron a principios de año, a través de la plataforma ciudadana Decidim Castelló, en una iniciativa que pedía recuperar dicho cine cerrado desde 2004. En ella, una de las solicitantes expresaba su preocupación sobre el futuro del histórico edificio que bien podría amortizarse en una finca de pisos, en lugar de en un espacio cultural. 

Sin embargo, el Ayuntamiento finalmente descartó la reapertura del cine, por "diferentes problemas", y optó por anunciar la creación de una nueva sala de exhibición pública que proyectase obras en versión original y en valenciano y con precios populares. Todavía se desconoce cuándo se pondrá en marcha dicho proyecto, pero desde la concejalía de Cultura afirman que el nuevo espacio no se concibe para "competir" con la oferta privada, sino para ofrecer "cine de culto". Una programación que si respira sobre los cimientos de la sede valenciana, podría centrarse en ofrecer ciclos de cine clásico, de otros grandes títulos del género, films destacados de años anteriores, o incluso sesiones más tematizadas como la dedicada a animación japonesa. 

"Ahora mismo tenemos media cobertura de cine en el centro de Castelló. En el Teatre del Raval hay programación de la filmoteca valenciana y se proyectan -entre otras- películas de temática de igualdad o de género, pero esto es un día a la semana. Solo los domingos por la mañana se vuelve a hacer proyecciones para los niños. De este modo, no es un cine público al uso porque no hay cartelera todos los días", explica Ruiz, quien asegura que además el público de Castelló está preparado para abrirse a propuestas más vanguardistas y alternativas. "La ciudad antes no tenía una programación estable de música pública, como tampoco tenía una propuesta de teatro profesional de calle o de circo, y siempre ha llenado estas citas. ¿Gusta el rock en Castelló? Pues parece ser que sí porque el Arrankapins de este año se nos ha desbordado. Tanto que tendremos que tomar decisiones para que esto vuelva a pasar, haciendo el festival más grande. Así que sí, ya no somos un pueblo, somos una capital y la gente ha demostrado que la cultura le interesa cuando hay una buena programación". 

Foto: ANTONIO PRADAS

El tejido local se nutre también de las sesiones cinematográficas del Paranimf de la Universitat Jaume o del Neocine del Grao, donde se combina la vertiente más comercial con el cine de autor y algunas películas de producción propia y en valenciano. No obstante, la programación sigue siendo irregular ya que en el auditorio de la UJI se utiliza también para representaciones teatrales o conciertos de música, entre otras actividades. 

Con todo ello, la puesta en marcha del nuevo cine podría tardar en empezar, puesto que no depende únicamente de la concejalía de Cultura. "Como tantas otras decisiones en esta casa, al final es una cuestión transversal y la rehabilitación de espacios públicos, en área de materia patrimonial, no depende de mi", indica Ruiz, quien tiene también pendiente crear una nueva biblioteca. Ambos casos, espacios que lógicamente llevan consigo la creación de una plantilla propia. Y esta es una necesidad que en edificios como el Menador -activo desde 2017- todavía no se ha resuelto. "En cultura no solo ha faltado un proyecto potente, sino brazos que ejecuten ese proyecto. Tenemos como reto crear una mejor estructura", exponía Ruiz en una entrevista con Castellón Plaza.

Para saber más

next