X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

El Gobierno escucha al azulejo y ya valora proteger la cogeneración en su plan de transición energética

20/05/2019 - 

CASTELLÓ. El Gobierno escucha, por fin, al sector azulejero y ya valora modificar su postura respecto a la cogeneración, que tanto perjuicio causaría a la principal industria castellonense. El director general de Cambio Climático y Calidad Ambiental, Joan Piquer, afirma que la Oficina Española de Cambio Climático, de la que depende el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) 2021-2030, cuyo borrador plantea eliminar una de cada cuatro plantas de cogeneración, es receptiva a las peticiones del sector. 

De esta manera, la entidad integrada en el Ministerio de Transición Ecológica escucha los argumentos de la patronal cerámica Ascer y del propio Piquer como representante de la Generalitat valenciana para repensar su postura. De hecho, el director general autonómico señala que la industria azulejera "va a conseguir que se le atienda" y se modifique la propuesta inicial del PNIEC por otra que proteja la cogeneración. Un anuncio que fuentes de Ascer han valorado como "muy positivo". 

Y es que la industria cerámica ya había advertido de que la eliminación de algo más de un cuarto de las plantas de cogeneración supondría un duro golpe para la competitividad del sector y su producto se podría llegar a encarecer hasta en un 15%. No en vano, buena parte de la casi treintena de las plantas de cogeneración que alberga el sector están instaladas en las atomizadoras que surten de materia prima a las factorías azulejeras. 

"De justicia"

Acerca de ello, Piquer destaca que es "de justicia" proteger esta forma de producción energética, que aprovecha el calor sobrante para generar electricidad, puesto que solo conlleva ventajas. "Es mejor tener plantas de cogeneración que una central nuclear o de ciclo combinado en marcha", apunta. Además del hecho de que la generación eléctrica de las plantas de cogeneración es "deslocalizada", es decir, repartida por el territorio, con lo que su energía se consume más cerca de donde se produce. 

Con ello, destaca el director general de Cambio Climático, la industria azulejera "también en lo energético podrá dar beneficios sociales y ambientales", señala, tal y como sucede ahora. 

De todas formas, para que todo ello se plasme en el PNIEC todavía resta un largo camino. La Comisión Europea, que tiene en su poder el borrador del plan estatal para frenar el cambio climático en la tercera década del siglo, como los del resto de Estados miembro, debe responder a cada uno ellos. Y, posteriormente, el Gobierno español deberá introducir las medidas que considere necesarias y elevar la propuesta definitiva del PNIEC de nuevo al Ejecutivo comunitario, algo que se podría producir a finales de año. 

Seguridad jurídica

Esa segunda propuesta es la que debería de esta forma recoger las medidas que garanticen el futuro de la cogeneración. Pero, a la par, Piquer destaca, tal y como han señalado desde la industria cerámica en varias ocasiones, que muchas de las plantas de cogeneración se encuentran ya a punto de agotar su vida útil y con unos criterios de eficiencia susceptibles de mejorar. 

Cambiar esto requiere de nuevas inversiones por parte de sus propietarios. Pero estos argumentan que necesitan seguridad jurídica, un marco legal estable, que garantice la rentabilidad de sus inversiones durante un periodo determinado, para dar este paso. Por eso reclaman que el Gobierno avance también en esta normativa estatal.

Noticias relacionadas

next